Banco de Tiempo

Banco de Tempo

Los ferrolanos ya pueden inscribirse como socios del Banco de Tiempo a través de la web municipal

La moneda de cambio entre ciudadanos es el tiempo: ayudar con los deberes a cambio de compañía o clases de inglés oral. Las técnicas del programa inician la ronda de contactos con el tejido asociativo de Ferrol para lograr su implicación directa. DYA se convierte en la primera entidad social en asumir un papel activo, difundiendo esta iniciativa pionera entre sus usuarios.

Los ciudadanos y ciudadanas de Ferrol interesados en participar cómo socios en el proyecto del Banco de Tiempo, que pone en marcha la Concejalía de Solidaridad, Bienestar Social y Juventud para intercambiar habilidades o servicios entre la población, pueden hacer su inscripción desde ya de una manera rápida y sencilla, puesto que únicamente es necesario enviar un correo electrónico, a través de la página web del Ayuntamiento -www.ferrol.es-, a la dirección bancodetempo@ferrol.es. Una vez recibidas las solicitudes, las técnicas encargadas de la gestión del programa establecerán los pertinentes contactos para concertar entrevistas personalizadas con la finalidad de descubrir las habilidades o conocimientos que los participantes pueden ofrecer a los demás, así como aquellas preferencias que tienen sobre los servicios que desean recibir a cambio. Y tras esta fase, comenzará la siguiente, en la que se harán efectivos los intercambios de tiempo entre la gente que forme parte del Banco de Tiempo.

Asimismo, la edil de Solidaridad, Bienestar Social y Juventud, Beatriz Sestayo, informó de que la semana pasada técnicos del área de Solidaridad comenzaron una ronda de contactos con el tejido asociativo de la ciudad para la puesta en marcha de esta iniciativa. Su objetivo, según indicó la concejala, pasa por buscar su complicidad e implicación en el proyecto del Banco de Tiempo. Y para esto pondrán en marcha sesiones informativas con el fin de explicar con más detalle en que consiste y cuáles son las ventajas de un programa pionero en la comarca. Precisamente, la responsable de las políticas sociales del Ayuntamiento de Ferrol apuntaba que la Asociación Detente y Ayuda (DYA) manifestaba el martes el compromiso de asumir un papel activo, difundiendo esta actividad pionera entre sus usuarios. La primera de las entidades que el Ayuntamiento pretende implicar en el proyecto.

Asimismo, Beatriz Sestayo recordaba que el Banco de Tiempo es un sistema de intercambio de tiempo entre las personas de la comunidad para compartir habilidades y conocimientos, donde se participa ofreciendo un determinado servicio y demandando otro en el que se esté interesado, todo de manera gratuita. La unidad de cambio es la hora de tiempo. Y por poner un ejemplo, la edil citó que “una persona puede ofrecerse para acompañar a otra al parque a cambio de recibir unas clases de informática básica”.

Para ello, la concejala subrayó que se buscan personas que quieran compartir tiempo con otros miembros del Banco de Tiempo, que tengan ganas de formar parte de una red de ayuda mutua en la comunidad, personas activas con voluntad de cambiar las cosas en el campo más próximo. Es decir, en la propia ciudad. Y en este sentido, recordó que todas ellas pueden participar, porque se puede ofrecer una gran diversidad de servicios sin necesidad de tener ninguna destreza específica. Además, entre las razones para formar parte de dicho proyecto, Beatriz Sestayo indicó que este permite trabajar activamente en beneficio de la comunidad; mejorar las relaciones entre las personas de diferentes culturas, edades y saber; revalorizar el tiempo de trabajo de las personas, igualando la labor de hombres y mujeres, y sobre todo, ganar tiempo para uno mismo y hacerlo ganar a los demás.

Por otra parte, las principales actividades que suelen intercambiar las personas socias de un Banco de Tiempo están relacionadas con el cuidado del cuerpo y de la salud (, relajación, automaquillaje, gimnasia…), tareas domésticas (compras, pequeñas reparaciones, cuidar animales y plantas…), atención a personas (acompañamiento, lectura, gestiones en la calle…), idiomas (clases, traducciones, conversación…), formación (ayuda con los deberes, música, pintura, dibujo, decoración…), asesoramiento y orientación (seguros, finanzas, social, consultas informáticas…), y ocio (juegos, cultura, música, lectura…).

El Banco de Tiempo forma parte de una iniciativa que quiere romper el aislamiento y la soledad de la vida urbana a través de la creación de un nuevo espacio donde compartir, acercar a las personas y desarrollar valores de cooperación y solidaridad. En Ferrol cerca de 30.000 personas podrán beneficiarse directamente de esta acción.